Top

imagen_not_419

Un laboratorio piloto facilita el despliegue de las comunidades energéticas locales

El Instituto Tecnológico de la Energía (ITE) ha creado ‘GAMMA’, un laboratorio piloto que sirve para acelerar el desarrollo de comunidades energéticas locales y mejorar la competitividad de las empresas, a través de un sistema que permite monitorizar y optimizar la gestión de recursos, maximizar el autoconsumo y aumentar el uso de renovables. Con ello, se pueden reducir costes de suministro, su huella de carbono, y mejorar la toma de decisiones.

Esta planta piloto, financiada con fondos del IVACE y cofinanciada con fondos FEDER, instalada en el parque tecnológico de Paterna, está ideada como entorno demostrativo y de validación para ‘testear’ herramientas tecnológicas innovadoras en el marco de la comunidad energética y avanzar así hacia la «transición energética», ha explicado a Europa Press Noemi González, ingeniera en I+D del ITE.

Desde el piloto se facilita la gestión e integración de recursos de energías renovables con vistas a mejorar el control de la red y sus condiciones, y se ofrecen soluciones de almacenamiento energético, tanto a comunidades energéticas ya constituidas como a quienes quieran constituirse en una, que pueden recurrir a sus servicios de consultoría y diseño.

Para ello, la planta se organiza en dos capas: una física y otra digital. La primera, la ‘real’, está compuesta por tecnologías «clave» en las renovables, almacenamiento energético (baterías), estaciones de recarga comerciales, vehículos eléctricos, además de tecnologías de demanda, todas ellas monitorizadas.

La segunda capa, la ‘virtual’, dispone de herramientas avanzadas tanto de modelado como de simulación que permiten «validar del comportamiento» de la interacción de los recursos en una comunidad energética y plantear diferentes soluciones y estrategias de gestión.

En este ámbito desarrollan los llamados ‘gemelos digitales’, esto es, una copia virtual de todos los recursos que conforman la planta piloto y que son extrapolables a una comunidad energética local. De modo, se pueden evaluar los flujos energéticos, así como las variables sociales, económicas, sociales y medioambientales y «probar» nuevos recursos para ver como funcionarían en un ámbito real.

APLICACIONES PARA LA INDUSTRIA

‘GAMMA’ está pensada para dar servicio a las comunidades energéticas locales que se pueden implantar en ambientes tanto urbanos como en parques industriales, pero también su aplicación en los procesos industriales y permite hacer simulaciones de cualquier sistema energético, incluso a nivel hogar.

Las empresas pueden probar soluciones tecnológicas, equipos y software, y de hecho «en este último año ha habido muchas colaboraciones en este sentido», ha asegurado la investigadora del ITE.

En su conjunto, la planta permite validar tanto los desarrollos propios del ITE como lo que quiera probar la industria. El ‘gemelo digital’ permite comprobar los datos teóricos e históricos con los van saliendo a tiempo real, y así «detectar pérdidas de rendimiento, ineficiencias de los recursos y con esta comparación tomar las medidas correctivas adecuadas».

En definitiva, este sistema permite «gestionar los recursos de forma óptima, remota y descentralizada», identificar errores en la operación y «empoderar al usuario final» habilitando su participación activa en la transición energética, ha explicado González.

AUGE DE COMUNIDADES ENERGÉTICAS LOCALES

Las comunidades energéticas locales tienen como objetivo «poner en el centro al ciudadano y darle poder de decisión», y engloba multitud de actividades energéticas, la mayoría basadas en autoconsumo colectivo, ha apuntado González. Sus miembros -ya sean ciudadanos, pymes o administración local- se ponen de acuerdo para llevar a cabo estas actividades energéticas, como por ejemplo compartir placas solares, llevar a cabo servicios de movilidad compartida o almacenamiento colectivo, entre otras.

El Plan de Recuperación incluye líneas dedicadas a las comunidades energéticas locales, dado que se consideran «un instrumento para lograr los objetivos de descarbonización 2050, ha remarcado Noemí González. No obstante, admite que «todavía falta dar pasos a nivel regulatorio y tecnológico para seguir avanzando».

Precisamente, en esta línea, la investigadora del ITE, -centro que se integra en la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunitat Valenciana- coordina la red nacional de excelencia Cervera ‘HySGrid+’ que aúna a otros centros tecnológicos españoles (CARTIF, IKERLAN, AICIA e ITG) en el desarrollo de soluciones tecnológicas para las comunidades energéticas locales, con el objetivo de que obtengan un balance neto positivo y que lo que generen con renovables sea superior a lo que se les suministre del exterior.

Fuente: 20minutos

muğla escort bayan escort bayan aydın escort bayan çanakkale escort balıkesir bayan escort bayan tekirdağ gebze escort bayan bayan mersin escort escort buca bayan escort bayan edirne

Elektrikçi şişli elektrikçi ataşehir elektrikçi ümraniye su tesisat tamircisi